Postres

Rosquetes impregnados de espíritu de anís, la receta especial de Yuri de Gortari

El maestro Yuri de Gortari compartió una receta muy especial de sus clases de repostería conventual que puedes aprender en su canal
jueves, 1 de julio de 2021 · 19:10

El anís es una hierba originaria de Asia que se utiliza como especia, principalmente en la elaboración de panes, dulces y repostería, aunque también se elaboran con esta semilla platos de mariscos, currys y por supuesto, licores. El aroma de esta pequeña semilla es tan concentrado y característico que es rápidamente identificable, de ahí que sea tan empleado en los postres.

Sin embargo, sus aceites esenciales destacan por ser realmente útiles en remedios naturales para tratar las flatulencias o los trastornos digestivos, por lo que también es muy empleado en la medicina tradicional asiática y en otras partes del mundo para estos fines. En esta ocasión queremos compartir contigo una receta muy especial preparada por el maestro Yuri de Gortari.

Como parte de una clase especial de repostería conventual en su Escuela de Gastronomía Mexicana, De Gortari muestra lo "sencillo" que es preparar estos deliciosos rosquetes impregnados de espíritu de anís, seguramente quedarás más que encantada con el resultado.

Rosquetes impregnados de espíritu de anís

Ingredientes para los rosquetes:

  • 500 gramos de harina de trigo
  • Ralladura de 1 limón
  • 1 taza de manteca de cerdo
  • 1 cucharada de semillas de anís
  • 1 vaso de licor de anís
  • 2 tazas de azúcar glass

Ingredientes para el almíbar:

  • 2 tazas de agua
  • 1 taza de azúcar
  • 1/3 de taza de licor de anís

El maestro Yuri de Gortari explica que la harina de trigo se extiende en una cazuela junto con la ralladura de limón, mientras, en un sartén a fuego bajo se derrite la manteca.

Cuando esté líquida, se añade el anís y se remueve un poco, se espera a que el anís esté bien dorado y así caliente se pasa a la harina por un colador para evitar que se vaya la semilla.

Esto se remueve con una palita de madera, ya que el aceite puede quemar, pero que empezó a integrarse y ha tomado una temperatura más amable, el maestro Yuri muestra que se amasa con la mano, integrando bien las moronas a la harina.

A continuación agrega licor de anís y hace hincapié en que la cantidad responde a "lo que te vaya pidiendo" la masa, pues ésta debe quedar maleable, suave y casi esponjosa.

Una vez que se consigue esta textura se toma una porción y se extiende como un cilindro con las manos para formar los rosquetes, los cuales se colocan en una charola para el horno precalentado.

Una vez armados los rosquetes se meten las charolas al horno a una temperatura de entre 160 y 170 grados Centígrados, por aproximadamente 15 a 20 minutos o hasta que se vean dorados, ya que de calentarse de más se pueden deshidratar.

Mientras, se prepara el almíbar, se coloca en una ollita el agua con el azúcar, se remueve para desintegrar el azúcar y se deja hasta que hierva y tome una apariencia casi cristalina.

Ya fuera del fuego se agrega el licor de anís tibio y se remueve para integrar. Enseguida, Yuri de Gortari muestra la forma en la que los rosquetes se van depositando uno a uno en el almíbar para que se impregne con el líquido, se escurre bien y se vuelve a colocar uno a uno en una charola.

Al terminar se esparce el azúcar glass sobre los rosqutes, y ¡estarán listos para disfrutarse!