Postres

¿Para qué se usa la sal en la repostería? Estas son las razones más comunes

La sal, en la medida correcta puede ser un aditivo que te hará conseguir postres mucho más deliciosos y apetitosos
jueves, 1 de julio de 2021 · 15:18

La primera vez que vi en una receta de repostería la leyenda "una pizca de sal" era una niña y no pude evitar hacer una mueca de asco y pensar que sabría horrible, pero al mismo tiempo me intrigó saber por qué la usarían. Esto es algo que puede ocurrir más a menudo de lo que pensamos, pues la repostería siempre está relacionada al azúcar, pero pocos saben que la sal tiene también su importancia.

La sal es un ingrediente que se emplea regularmente en la preparación de platillos salados, pero resulta una gran aliada en los dulces y aquí te contamos cuál es la razón de que se utilice sal en la repostería, y sí, si te lo imaginabas, tiene que ver con que realza el sabor de cualquier preparación gastronómica, pero en el caso de la repostería tiene otros objetivos.

Lo más interesante de todo, es que agregar la sal en la repostería debe ser siempre en la medida justa, en el tiempo y la forma adecuada, ya que alterar el orden, la cantidad e incluso el lugar en el que se reparte este mineral, puede afectar el resultado del postre que estamos preparando. Si estás lista, a continuación te decimos para qué sirve la sal en la repostería.

¿Para qué sirve la sal en la repostería?

  • Para resaltar el sabor

Es una de las razones por las que se usa sal en la preparación de postres, pero siempre debe estar en la medida justa, ya que más de una pizca puede resultar en una preparación que no estará balanceada en sabor. De ahí que el consejo para hacer postres en los que se incluye la mantequilla es que ésta se elija sin sal, para que tú controles la cantidad justa que agregarás de este mineral.

  • Para panes bien estructurados

Debido a que la sal actúa en la formación de red para fortalecer el gluten, incrementando la fuerza y tenacidad de éste, ayuda a obtener una masa más firme y manejable, con una estructura homogénea durante el horneado, en cambio, si falta sal puede obtenerse una masa más blanda y pegajosa que no va a tener una miga esponjosa.

  • Para hacer más líquido un glaseado

Cuando se agrega sal a la elaboración de un glaseado, puede tener como objetivo hacerlo más líquido, ya que este mineral tiende a extraer el agua y promueve que la preparación se haga más líquida. Por esta razón, nuevamente se aconseja que si usas mantequilla para hacer un glaseado o una crema, tengas cuidado en usar una que no tenga sal, para obtener la consistencia que deseas.

  • Para conservar los postres

El cloruro de sodio tiende a atraer la humedad, lo que evita que se reseque demasiado rápido, de ahí que se agregue en la preparación de algunos postres, especialmente los de venta comercial, con el objetivo de alargar su tiempo de vida y evitar que un productos sepa viejo.

  • Regular la acidez

Debido a sus propiedades antisépticas, la sal tiende a reducir la acidez de la levadura y regular el sabor de la harina, equilibrando los sabores y también con un efecto que retarda la fermentación mejorando el resultado de una harina con degradación o de mala calidad.

  • Darle color y textura a un postre

Gracias a la sal podemos obtener cortezas más doradas y crujientes, con un tono levemente caramelizado, pues este mineral consigue mejorar el aspecto de las masas.

  • Obtener huevos más esponjosos

Cuando se agrega una pizca de sal a las claras de los huevos al momento de batirlos, ayuda a obtener una textura esponjosa, pero firme, lo que es ideal cuando estamos buscando llegar al punto de nieve.

Más de

Otras Noticias