pasteles

Así puedes hacer un pastel de vainilla con la receta de la abuela, pero ¡SIN HORNO!

Hasta a mediados del siglo XIX, México era el único productor de vainilla en el mundo
jueves, 13 de mayo de 2021 · 11:57

No existe ninguna pastelería que le haga justicia a aquellos panes y pasteles que nos hacía o hace nuestra madre o abuelita desde la comodidad de casa. No sabemos si porque lo hacen o hacían con amor o simplemente porque los ingredientes son diferentes. Sin embargo, lo cierto es que hay recetas y sabores que siempre se quedarán en nuestros corazones y no hay nada de malo en tratar de hacerlas para que se queden también en nuestra memoria

¡Sí, sí! Seguramente pensarás que ya nos pusimos muy románticos y la verdad es que sí. Sobre todo porque nadie puede hablar de vainilla si no se habla de amor. Y es que cuenta la leyenda que este fue el fruto de un amor entre Lucero del Alba, hija de un antiguo rey totonaca y Joven Venado, quienes fueron asesinados por escapar juntos. Sus corazones fueron ofrecidos al altar de la diosa Tonacayohua, la diosa de la siembra, el pan y los alimentos cuando la sangre se secó, brotó de la tierra una orquídea que inundó todo el pueblo con su delicioso aroma. 

A la flor le llamaron Xanath, que significa vainilla. Esto se considera un regalo de Totonacapan para la humanidad y actualmente es una de las especias más cotizadas en el mundo de la gastronomía. Y a partir de ella emergen grandes tradiciones culinarias que sin duda alguna han trascendido hasta nuestros días, después de haber sido usada por totonacos, la nobleza maya y azteca para mejorar la bebida del cacao. 

Pero más allá del cacao, lo cierto es que la vainilla ha mejorado toda la repostería entera e incluso parte de la coctelería, pues su sabor le es otorgado a un sin número de postres, bebidas y guisados. Aunque nos suene muy local, ha cruzado fronteras, pues hasta a mediados del siglo XIX, México era el único productor de vainilla en el mundo, pero tiempo después Madagascar lo desplazó, porque la producción de vainilla mexicana está en riesgo. 

Hoy día, Madagascar, Indonesia y China son los líderes de exportación, pues utilizan medios artificiales para su exportación, pero más allá de la tradición del cultivo, sin duda todos hemos probado la vainilla en esencia, pues endulza nuestros licuados, malteadas y pasteles. Por eso, hoy traemos para ti la receta de un tradicional pastel de vainilla, pero sin horno, justo como se cocinaba en antaño, antes de que las estufas con horno fueran comunes en la vida cotidiana de un mexicano promedio.  ¡Toma nota!

Ingredientes

  • 1 1/2 taza de harina de trigo
  • 3 huevos
  • 1/3 de aceite
  • 3/4 de azúcar
  • 1 cucharada de polvo para hornear
  • 3/4 de leche
  • Una cucharada de esencia de vainilla

¿Cómo se prepara?

  1. En un bowl amplio agregamos la vainilla, los huevos, el azúcar y el polvo para hornear, mezclamos bien con unas varillas manuales hasta que todo tome un tono amarillo pálido y esté espumosa la mezcla.
  2. Agregamos el aceite y mezclamos bien, luego agregamos la harina de trigo pasándola por un tamiz, mezclamos con las varillas hasta dejar los grumos.
  3. Seguido de esto agregamos la leche desde un hilo muy fino. Al mismo tiempo vamos integrando hasta no dejar ningún tipo de grumo.
  4. La mezcla debe de quedar suave y espumosa. La dividimos en tres partes iguales, y vamos calentando una sartén de teflón de 24 cm.
  5. Calentamos la sartén junto con una cucharada de aceite y esparcimos bien para que por todos sitios haya aceite. Dicho esto, agregamos  una de las partes de la mezcla de pastel que dividimos a la sartén que hemos calentado a fuego alto.
  6. Vertemos otro poco de masa moviendo la sartén, tapamos, y dejamos cocer por 4 minutos a fuego extremadamente bajo.
  7. Cuando esté bien cocido lo retiramos rápidamente de la sartén para que no se queme, y dejamos enfriar.
  8. Hacemos los cortes necesarios para que todos estén del mismo tamaño y dejamos enfriar por 20 minutos para que ya no estén más calientes y se vuelvan más esponjosos.
  9. Desmolda y disfruta. 

¿Cómo servir?

Antes de servir puedes decorar con un poco de chocolate fundido a baño maría. También puedes decorar con un poco de betún o hasta crema inglesa, que le vendría muy bien a una receta como esta. Ahora que si lo quieres degustar así solo, puedes hacerlo con un buen vaso de leche bien fría o bañar con una exquisita crema de tres leches. Es un postre que se lleva bien casi con cualquier ingrediente extra. 

Otras Noticias