Postres

Mermelada de fresa casera sin azúcar y con solo 3 ingredientes

Acompaña tus postres favoritos o disfruta de un desayuno delicioso con esta receta dulce que puedes preparar de forma sencilla
jueves, 1 de abril de 2021 · 15:57

Para decorar tus postres o acompañar un pan tostado para el desayuno, la mermelada de frutas es uno de los mejores acompañantes que puedes tener, pero en ocasiones su alto contenido de azúcares hace que no sea un producto apto para todas las personas. En este caso una preparación casera libre de azúcares refinados es una buena opción para disfrutar de los alimentos que más te gustan sin problemas.

Esta mermelada de fresa se puede endulzar con dátiles, una fruta tropical de las más utilizadas cuando se busca un producto natural para añadir ese toque de dulzor en diversas preparaciones dulces, por lo que pueden ser consumidas con moderación por personas con problemas de diabetes. Los dátiles cuentan con gran cantidad de beneficios para el organismo ya que incluye vitaminas B, K, calcio, hierro, magnesio y potasio. 

Por su parte, el consumo de fresas en una dieta regular ayuda a incrementar la cantidad de fibra que el cuerpo necesita, contienen antioxidantes, ayudan a regular y perder peso, son una buena fuente de vitamina C, la cual refuerza el sistema inmune para evitar enfermedades respiratorias. Incluso, su ingesta en su forma natural ayuda a blanquear los dientes de forma natural y hasta logra evitar los problemas de estreñimiento. 

Mermelada de fresa

Ingredientes: 

  • 400 gr de fresas 
  • 135 gr de dátiles
  • 90 gr de agua

Preparación: 

1.- Prepara la fresas. Retira la parte de las hojas y lava con agua limpia, después desinfecta de la forma que acostumbras y escurre. Corta en trozos. 

2.- Con cuidado, retira la semilla de los dátiles, abriendo por un extremo y retirando la semilla. 

3.- En una olla o una cacerola, coloca los trozos de fresas junto con los dátiles y el agua. Deja cocinar a fuego lento hasta que la preparación comience a hervir y caramelizar. Notarás como la mezcla toma un color rojizo y espesa ligeramente. 

OJO: Recuerda mover de forma constante para evitar que se pegue o que la fruta se vaya a quemar. 

4.- Una vez que las fresas están tan suaves que se comienzan a deshacer y al mover se ve ligeramente el fondo de la olla, es hora de colocar la preparación en la licuadora. Tritura todo por un par de segundos hasta integrar y que se forme una especie de pasta suave. 

5.- Deja enfriar a temperatura ambiente antes de refrigerar. Puedes guardar tu mermelada en un envase con tapa hermética y conservar en refrigeración por un par de semanas.