Postres

Cómo hacer miel de piloncillo para los buñuelos con una receta fácil

Los buñuelos de rodilla tan tradicionales en Navidad no pueden ir sin su buena miel de piloncillo, aprende a prepararla
domingo, 28 de noviembre de 2021 · 15:44

El piloncillo es un ingrediente típico de nuestra cocina, aunque su existencia en nuestro continente data después de la conquista de los españoles al continente americano, quienes introdujeron el cultivo de la caña de azúcar y el trapiche, es decir, el molino de la caña de azúcar. A partir de esta introducción, el piloncillo se convirtió en la principal fuente endulzante de los campesinos y los habitantes del medio rural.

Su fabricación puede variar, aunque regularmente consiste primero en la recolecta de azúcar, de la cual se extrae su jugo, el bagazo se reutiliza ya seco para atizar el horno, mientras que el jugo de la caña se calienta en un horno hasta que hierve. De ahí se pasa a una revolvedora que no deja de girar hasta obtener un dulce espeso, el cual se verte en moldes con forma de cono, se deja enfriar y se desmolda para su venta.

Estos conos de piloncillo se suelen emplear para endulzar varias preparaciones tradicionales, como los ricos buñuelos de rodilla que son un postre muy típico de estas fechas. Por ello, en esta ocasión, te compartimos la receta para hacer una deliciosa miel de piloncillo para tus buñuelos y te decimos de qué manera darle un toque extra con guayaba, un fruto que usan mucho para enriquecer su sabor en las romerías de Navidad.

Miel de piloncillo

Ingredientes:

  • 500 mL de agua
  • 2 conos de piloncillo grandes
  • 1 vara de canela
  • Guayabas, opcional

Sirve el agua en una olla, agrega los piloncillos y la varita de canela, deja a fuego medio alto hasta que empiece a hervir.

Remueve regularmente para ayudar a que se deshaga el piloncillo, una vez que se derritió y se integró al agua, deja a fuego bajo hasta que se reduzca, después retira del fuego.

Si quieres darle un toque extra, lava muy bien unas guayabas (aproximadamente medio kilo) y córtalas en rebanadas. Cuando empiece a hervir el agua agrega la fruta y deja hasta que la miel se haya reducido.

Si quieres que este jarabe quede más aguado, sólo agrega una o dos tazas de agua, remueve bien y deja que hierva, prueba y si sientes que se ha bajado el dulzor, agrega otro piloncillo.

Disfrútalo bien calientito, si no lo vas a ocupar ahora, puedes guardarlo en un recipiente tapado, para que no se haga duro, y cuando lo vayas a usar, sólo vuelve a calentarlo.