Postres

Prepara el clásico postre francés Creme Brulée en casa

Una receta sencilla para disfrutar en familia o para compartir con invitados especiales
jueves, 14 de enero de 2021 · 14:46

La creme brulée o crema quemada -como se le conoce en algunas partes de Cataluña-, es una de las preparaciones más sencillas de hacer, pero el resultado final es un ligero postre cremoso que a simple vista es muy elegante. Se trata de una receta tipo natilla, la cual se elabora a base de huevo, leche, nata y azúcar, la cual se decora con frutas frescas que le dan a cada bocado un toque de ligereza y acidez para balancear los sabores. 

Aunque su origen no está del todo claro, ya que existen diversas historias sobre sus primeras elaboraciones. Algunas historias señalan que esta preparación es de origen francés -la versión más conocida-, pero hay quienes aseguran que esta receta es de origen inglés. Sin embargo, la popularización de este postre se da en Francia de donde obtenemos una de las preparaciones más tradicionales. 

Sea cual sea el origen de este postre, es una de las preparaciones que vale mucho la pena replicar, ya que además de ser elaborada con ingredientes sencillos, su sabor y su vistosa decoración hacen de este platillo digno de cualquier mesa. Si quieres aprender a prepararlo para sorprender a tu familia este fin de semana, a continuación te dejamos la receta del Creme Brulée para que la compartas con quien quieras.

Creme Brulée

Ingredientes: 

  • 1 lata de leche evaporada
  • 1 taza de crema para batir
  • 8 yemas de huevo
  • 1/2 taza de azúcar
  • 2 y 1/2 cucharadas de esencia de vainilla
  • 6 hojas de menta
  • 1 taza de fresas

Preparación: 

En una olla, coloca la leche evaporada junto con la crema para batir y media cucharada de esencia de vainilla. Calienta a fuego medio hasta que logre el primer hervor. Recuerda mover la preparación de forma constante para evitar que se pegue o se queme en el fondo de la olla. 

Mientras tanto, en un recipiente aparte, bate las yemas de huevo junto con el azúcar, así como el resto de la vainilla. Bate hasta obtener una mezcla ligeramente clara. Toma un poco de la leche que calentaste previamente y vierte con cuidado en las yemas, esto para atemperar la última preparación y que no se cocine a la hora de integrar por completo. 

Añade las yemas en la preparación de leches y cocina por 5 minutos extra a fuego bajo. Debes mover de forma constante para evitar que se queme o se pegue. Vierte la mezcla en tazones individuales de cerámica. 

Precalienta el horno a 180ºC. 

Coloca los tazones de cerámica a baño maría (sumerge en agua hasta llegar a la mitad de los moldes), y llevamos al horno por unos 30 minutos o hasta que al sumergir un palillo en la parte central de la preparación, este salga limpio. Retira los moldes del horno y deja enfriar a temperatura ambiente. 

Coloca dos cucharadas de azúcar en cada una de las preparaciones y con ayuda de un soplete de cocina calentamos hasta hacer un pequeño caramelo. Deja reposar hasta que se solidifique. 

Si no cuenta con un soplete de cocina, puede calentar en azúcar directo en fuego en una sartén hasta hacer un caramelo, el cual debes verter en cada uno de los moldes y deja que se endurezca. Decora con las fresas frescas o las frutas que más te gusten y listo. 

 

Otras Noticias