Postres

Gaznate, la receta perfecta para preparar un postre típico mexicano

En México es típico encontrar en las plazas principales a vendedores ambulantes con gaznates, un postre tradicional relleno de merengue
martes, 1 de septiembre de 2020 · 16:16

En México el merengue y el gaznate son dulces muy típicos que solemos encontrar con vendedores ambulantes en las calles de las plazuelas principales, ahí los comerciantes llevan unas mesitas en las que cargan los famosos postres en forma de cilindro rellenos de una pasta suave color blanca o rosa tradicionalmente y que son crujientes al morderlas, pero con un sabor muy dulce por dentro.

El nombre de gaznate proviene de la forma popular en que la gente se refería al cuello o la traquea, y el postre toma esta denominación por su forma característica. La pasta que se prepara para hacerlos es muy parecida a la de los buñuelos, por ello, tienen ese aspecto dorado y crujiente con burbujas formadas mientras se fríen en bastante aceite muy caliente, una textura que los hace realmente apetitosos.

Regularmente estos postres se preparan con la ayuda de un molde para gaznate, que típicamente era de madera y con el tiempo, los panaderos lo hicieron con lámina galvanizada de acero inoxidable, ya que la madera puede absorber mucho aceite. Preparar esta receta no es difícil, pero es muy reconfortante seguir preparando postres que forman parte de la tradición y la historia de nuestro país.

Gaznate

Ingredientes para el ganzate:

1 taza de harina de trigo

1/2 cucharada de azúcar

1 huevo

30 gramos de mantequilla

1 cucharada de esencia de vainilla

Vino blanco

Sal

Ingredientes para el merengue:

4 claras de huevo

8 cucharadas de azúcar glass

1 limón

Colorante vegetal o chochitos de colores (opcional)

Coloca la harina sobre una superficie plana en forma de una fuente y agrega el azúcar y una pizca de sal alrededor, al centro coloca la mantequilla a temperatura ambiente y con tus manos muy limpias empieza a integrar todo, conforme vaya estando todo integrando añade un chorrito de vino blanco, amas y añade otro poco hasta que la masa quede no aguada ni dura, sino suave, tersa y manejable.

Deja que la bolita de masa repose por unos minutos y después con ayuda de un rodillo, alarga y aplana la masa, hasta dejarla de un milímetro de espesor aproximadamente. Corta las orillas para tener un rectángulo y luego pártelo por la mitad, para conseguir dos cuadritos. Es hora de montar la masa en el molde de gaznate, el cual puedes adquirir en una panadería o en caso de no tenerlo puedes tomar un palito circular de madera de unos 3 centímetros de diámetro y 10 centímetros de ancho, que esté muy limpio.

La forma de envolverlo es colocando el palo en una esquina y encima barnizarlo con un huevo batido, de esta forma se irá pegando la masa y quedará más doradito. Ya que hayas terminado de montar la masa en tus moldes, coloca un sartén con bastante aceite y deja que se caliente, después coloca los gaznates y deja que se doren, ve dando la vuelta con unas pinzas para que se dore bien por todos sus lados.

Conforme los vayas sacando, colócalos en papel absorbente y deja que se enfríen, mientras prepara el merengue. Utiliza claras de huevo a temperatura ambiente, esto te ayudará a mejorar su consistencia, bate a velocidad lenta a media hasta punto de nube y después ve añadiendo poco a poco el azúcar, cuando la espuma de la clara empiece a subir añade el azúcar restante y una o dos gotitas de color vegetal para que quede rosita.

El merengue estará listo cuando se levanten varillas de la batidora. Una vez que los gaznates se han enfriado desmolda con cuidado y con ayuda de una manga y una duya de estrella rellena la masita dorada, también puedes agregar chochitos de colores o simplemente presentar este postre típico mexicano así.