Postres

Receta para hacer un dulce de tejocote, el postre que no puede faltar en tu altar de muertos

El tejocote es uno de los alimentos de temporada que no puedes dejar pasar
viernes, 23 de octubre de 2020 · 16:57

A menos una semana de celebrar el Día de Muertos, es hora de comenzar con todas las preparaciones para que puedas poner tu altar de muertos a tiempo, y si antes podías salir a comprar todo lo que necesitabas, en esta ocasión puede que no sea posible hacerlo, pero no tienes nada de qué preocuparte. Aprende a realizar tus propios dulces, calaveritas y hasta el pan de muerto en casa, además es una muy buena oportunidad para involucrar a los niños a pasar un rato en la cocina. 

El dulce de tejocote es uno de los indispensables para poner en el altar de muertos, aunque también puede disfrutarse como un pequeño postre e incluso para celebrar alguna posada o la temporada navideña. El tejocote es uno de los frutos de temporada a los que les puedes sacar el mayor provecho ya que puedes conseguirlos a muy bajo precio en cualquier mercado local e incluso algunos supermercados. Por esta razón aquí te compartimos la receta del dulce de tejocote para que la disfrutes en casa. 

Dulce de tejocote

Ingredientes: 

1 kilo de tejocotes

2 piloncillos grandes

1/2 kilo de guayabas

5 clavos de olor

1 raja de canela

Preparación: 

Lava muy bien los tejocotes y colócalos en una olla con agua para que los cubra. Deja cocinar por unos 5 minutos a fuego medio o hasta que la piel se pueda quitar la piel. Retira la piel de todos los tejocotes con cuidado de no quemarte, un tip es que después de cocinarlos un poco, los pases por agua fría para que puedas pelarlos sin complicaciones. 

En una olla amplia, agrega dos litros de agua así como el piloncillo en trozo y revuelve hasta que se disuelvan un poco. Después vierte los tejocotes junto con los clavos de olor y la canela, deja cocinar a fuego medio hasta que hiervan. Enseguida vierte las guayabas, previamente lavadas y cortadas en cuartos. Deja cocinar por unos 10 minutos más a fuego medio o bien hasta que las guayabas y los tejocotes estén muy suaves, así como el agua se haya convertido en un almíbar un tanto espeso. 

Retira del fuego y sirve tibio o frío en recipientes individuales. Disfruta en familia.