Historias con sabor

Ocaso del modelo Michelin: Aquí te contamos una interesante historia, disfrazada de ficción

Llega el momento de los chefs de espíritu libre y el renacer de la cocina popular. Muchos son los cocineros que una vez conseguido el máximo reconocimiento por Michelin han devuelto sus estrellas
viernes, 15 de julio de 2022 · 01:11

Esta es una de esas historias que encierra realidades disfrazadas de ficción, y que habla de la pequeña semilla que, escondida en el alma de todo buen cocinero, brota y germina en muchos de ellos, una vez consiguen su máximo reconocimiento profesional.

Felipe era ese joven aprendiz de cocina que disfrutaba viendo deleitarse a aquel turista rezagado, con aquella leche con galletas, y que visitaba su tierra al encuentro de esos sabores, de los que se comenzaba a hablar en revistas gourmets de reconocido prestigio.

Las viejas tabernas y comedores, aquellos que seguían custodiando los viejos secretos de la cocina de antaño y asequible a todas las clases, comenzaban a desprender un sutil olor a añejo y alcanfor, que anticipaba el fin de un modelo y el boom de una cocina que se convertiría en referente internacional.

LOS COCINEROS DEL NORTE

Era un día feliz para Felipe; una vez recogidos sus bártulos, sin echar la vista atrás, cogió paso al frente con un pensamiento fijo que lo llevaría a una nueva aventura. El objetivo, aprender de los mejores de la tierra, esos cocineros del norte, que conocían la fórmula del éxito y el rigor de la disciplina en el trabajo.

Aprendió los secretos del “savoir faire” y conoció la llave que lo pondría en el foco nacional e internacional: la Michelin, ese reconocimiento aparentemente rentable que resultaba ser el objetivo de cualquier chef con aires de influencer y estrella de cine.

Nacía un nuevo concepto de cocina: entre circo y presión extrema de una guía y sus críticos “especializados” guardianes de las esencias y de que los premiados mantuvieran el nivel durante el periodo de reconocimiento. Y así pasaron los años entre aparentes éxitos que no se traducían en rentabilidad, pero sí la dedicación de un Felipe que requería del 90% de su tiempo para mantener el tipo.

UN CIRCO OBSOLETO

Los modelos se agotan, y muchos de esos chefs estrellados sintieron la llamada de una “nouvelle cuisine” esta vez inspirada por el espíritu libre y sin estrés, que ahora se marcaba con objetivo liberarse de un circo obsoleto que soñaba con colgar el delantal de la alta cocina para crear conceptos más baratos y del reencuentro con la tradición.

Muchos son los chefs que una vez conseguido el máximo reconocimiento por Michelin han devuelto sus estrellas, no sin antes agradecer, la labor realizada por una Guía, que es más que una institución. Esta historia es un homenaje a chefs como Alain Sanderens, Federik Dooghe, Sebastien Bras, o todo un referente de la cocina andaluza, tímidamente virgen hasta su puesta en escena, del chef Dani García. Un relato, sin lugar a duda, que tenemos que tomar en cuenta.

REALIDAD

Las viejas tabernas y comedores son aquellos que seguían custodiando los viejos secretos de la cocina de antaño y asequible a todas las clases.

LA MICHELIN

Reconocimiento aparentemente rentable que resultaba ser el objetivo de cualquier chef con aires de influencer y estrella de cine.

LA MODA

Nacía un nuevo concepto de cocina: entre circo y presión extrema de una guía y sus críticos “especializados”.

OBJETIVO

Ahora se marca con objetivo liberarse de un circo obsoleto que sueña con colgar el delantal de la alta cocina para crear conceptos más baratos y del reencuentro con la tradición.

HOMENAJE A:

Alain Sanderens.

Federik Dooghe.

Sebastien Bras.

 Dani García.

¿SABÍAS QUE…?

La Guía Michelin es un referente que incluye a diversos restaurantes que han sido minuciosamente seleccionados para ser referentes gastronómicos a nivel mundial.