Punto Saludable

10 puntos para aprender a comer intuitivamente y decirle adiós a las dietas

La alimentación intuitiva no significa comer todo lo que se te antoje todo el día y todo el tiempo. Aprende a escuchar a tu cuerpo, sólo así podrás tener una alimentación sana y ser más feliz
viernes, 26 de febrero de 2021 · 02:10

La alimentación intuitiva no significa comer todo lo que se te antoje todo el día, todo el tiempo. Las personas que han vivido a dieta la mayor parte de su vida, tienen una falsa creencia de que si “sueltan” el control sobre lo que comen, terminarán comiendo todo el tiempo cosas “que engordan”.

Te pregunto, ¿comerías hamburguesas y papas todo el día, todos los días, por el resto de tu vida? Lo más probable es que no, y con esto quiero que veas que puedes empezar a aprender escuchar las necesidades de tu cuerpo. La alimentación intuitiva se basa en algunas reglas que debes seguir para poder empezar a escuchar a tu cuerpo y dejar las dietas de una vez por todas y aprender a autoregularte y ser feliz con tu cuerpo y la comida.

1. EVITA LA MENTALIDAD DE DIETA

Te digo por qué: el 95% de los pacientes que se somete a una dieta para bajar de peso, lo recuperan después y quizá hasta un poco más. Mientras haces “la dieta” te restringes tanto que vives pensando en lo que puedes o no puedes comer, sientes culpa o incluso tienes atracones en los famosos “días libre”.

2. ACEPTA EL HAMBRE

El hambre no es la enemiga. Es la señal más perfecta del cuerpo para avisarnos cuando hace falta cargar gasolina. Si sientes que te ruge el estómago, te sientes cansado, con falta de atención o de malas quizá necesitas comer, sobretodo si tu último alimento fue hace 4 6 horas.

3. RECONCÍLIATE CON LA COMIDA

Esto es para mí lo más difícil porque nos han hecho creer que existen alimentos buenos y otros malos, cuando la realidad es, que la comida es comida y nada más. Mi tip para hacer más fácil este proceso es que comas con atención plena, disfrutando los sabores, texturas y olores de tus platillos.

4.Bye remordimientos:

En la alimentación intuitiva, al no centrarse en el peso, la culpa no cabe. Deja de castigarte por si comiste algo “prohibido” si lo disfrutaste, era lo que querías en ese momento, y lo hiciste consciente, ¡adiós culpas!

5.Descubre la satisfacción:

La comida debe nutrirte físicamente pero también emocional y psicológicamente, haz de tus comidas algo que disfrutes. Si no te gusta la lechuga con atún, ¿para qué te la comes?

6. Reconoce la saciedad:

Aprende a detectar las señales que el cuerpo te envía cuando está satisfecho como: sensación de tener el estómago lleno, desaparece el hambre, etc...

7. Lidia con tus emociones:

Si has utilizado la comida como forma de escape cuando te invade la tristeza, el enojo o una fuerte decepción, no estás solo. El problema es que sea el único recurso con el que cuentas para manejar tus emociones. Trabaja de la mano de un psicoterapeuta para poder encontrar distintas estrategias para lidiar con tus emociones de manera más asertiva.

8. Respeta tu cuerpo:

Tú eres tú. Deja de compararte con los demás trabaja en aceptar y querer tu cuerpo como es hoy.

9. Movimiento de disfrutes:

Deja de pensar en cuántas calorías quemas durante el ejercicio y mejor escoge algo que te guste para que pedas hacerlo parte fundamental de tu vida diaria.

10. Tu salud, una buena nutrición.

Escoge alimentos que te hagan sentir bien; yo siempre les aconsejo que piensen en aquello que los hace sentir bien antes, durante y después de comerlo. Seguir una dieta específica no es sinónimo de salud, se vale meter alimentos de todo tipo siempre y cuando siempre busques lo mejor para ti.

La alimentación intuitiva se basa en aprender a escuchar tu cuerpo, dejando atrás los sentimientos de culpa al comer y regulando la manera en que nos alimentamos sin necesidad de reglas absurdas.

Para mí es el camino que mejor funciona a largo plazo ¿te atreves a probarlo?