Historia gastronómica

¡Entérate cómo fueron los primeros Thanksgiving de la historia!

¡Ni pavo, ni suculentos postres! Descubre qué alimentos se disfrutaban en los festejos de Estados Unidos
viernes, 20 de noviembre de 2020 · 02:00

Pavo, pavo y más pavo, sin ánimo en demonizar, la omnipresente y monopolizadora ave emparcha cualquier cena del Día de Acción de Gracias, desvirtuando, no sólo la creatividad ante cualquier evento culinario, sino la misma esencia de una cena que nació para compartir y agradecer, con unos alimentos que formaron parte del centro de la mesa y una historia que merecen estar presentes en esta celebración.

En el epicentro de la fiesta, Estados Unidos de América;  dos son las versiones que marcan el punto de partida, al menos a la hora de delimitar dónde se produjo la primera cena de Acción de Gracias (Thanksgiving, como se conoce en el mundo anglosajón), y no por un simple hecho territorial o cultural, sino meramente antropológico, donde conocer las costumbres y los actores principales que la inspiraron pueden ayudar a conocer los alimentos que realmente estuvieron presentes, y que merecen su espacio en un comida de celebración de estas características.

Los grandes pavos asados, bajo esa morena piel, que incitan nuestros instintos primarios más carnívoros, junto con aderezos como el puré de patatas (o patatas asadas al horno), el gravy (salsa en español) y la confitura de arándanos son tres puras invenciones o aportaciones  de la modernidad, muy alejadas de los alimentos que formaron parte de las primeras cenas de Acción de Gracias que quedaron en el olvido, gracias a las hordas de la moda que los relegaron imponiendo alimentos desconocidos en las dos citas históricas, origen de la tradición.

PRIMERA CENA EN LA HISTORIA DE EE. UU

Antes de nada, acerquémonos a los dos supuestos hechos históricos que cuentan cómo, por qué y dónde se produjeron esas dos primeras cenas de Acción de Gracias ¡Claro está!, teniendo en cuenta dos premisas: la primera que una de ellas no fue la primera, la segunda que lo importante quizás aquí, sean sus protagonistas y muy en especial sus costumbres alimenticias, en concreto las relacionadas con las celebraciones.

La primera, y al parecer, la primera cita de Thanksgiving de la historia se produjo en Río Grande, allá por marzo de 1598, una expedición formada por 500 personas y dirigida por el español Juan de Oñate dirigiéndose dirección norte, atravesaron el desierto de Chihuahua y casi estuvieron a punto de perecer muertos de sed. Fue el Río Grande el que los salvó de tan trágico final.

Para celebrar el final feliz decidieron celebrar una cena que organizaron junto con los indios tigua de El Paso con los que tuvieron un primer y pacífico encuentro, aportando los nativos pescado y raíces que servían para su alimentación y los españoles unas piezas del ganado que viajaba con ellos y algo de caza. No hay más datos, por lo que hay que deducir que la mesa estuvo compuesta por raíces y carne y pescado asados.

SEGUNDO CENA

El segundo gran acontecimiento del que nos hablan los historiadores ocurrió en el mes de diciembre del año 1620, y sus protagonistas fueron los peregrinos (Pilgrims) que llegaron a Plymouth Rock un año antes y que tras un invierno duro obtuvieron una buena cosecha de las semillas plantadas por ellos. Para agradecer este acontecimiento y la ayuda prestada por los indios que les habían ayudado decidieron celebrarlo con una gran cena junto con los que les habían ayudado a sobrevivir. Nuevamente los pavos, que sólo existían en su versión salvaje, no formaron parte central de la mesa, ya que las aves preferidas de los nativos eran los gansos y los patos, que muy probablemente fue la carne que se cocinó, junto con bayas, raíces, almejas y pescado.

Ya en 1789, el presidente de los Estados Unidos, George Washington presentó y acuerdo al Congreso que bajo la forma de resolución se aprobó el 26 de noviembre de ese mismo año y es desde este día, el que cuenta oficialmente como primer Día Nacional de Acción de Gracias.

¿QUÉ ALIMENTOS DEBERÍAN SER LA CENA?

Nada hay escrito, y como todo en el mundo de la cocina, todo o casi todo está a la merced de la imaginación y de los gustos. Ateniéndonos a la tradición, de los acontecimientos de los que tenemos constancia, una buena propuesta podría estar constituida por un plato de carne de caza (aves como el pato, el ganso y por qué no la versión domesticada del pavo), un pescado (salmón, mariscos o cualquier otro de nuestro gusto) y un acompañamiento de raíces (prioritariamente raíces que normalmente no comamos durante todo el año y que puedan dar ese carácter festivo a la fiesta).

Y como en toda ceremonia todo esto aderezado con una buena dosis de espíritu y ánimo de reconciliación con nuestra familia y todos los que nos rodean, empleemos la energía necesaria para hacer un mundo mejor. 

¿Sabías que…?

Los pavos asados y el puré de patatas y el gravy de arándanos son aportaciones de la modernidad, muy alejadas de los alimentos que formaron parte de las primeras cenas de Acción de Gracias.

1598

Año en el que se produjo la primera cena de Thanksgiving.

ALIMENTOS DE LA PRIMERA CENA

Pescado

Raíces y raíces

Animales de Caza

PLATOS DE LA SEGUNDA CELEBRACIÓN

Pato

Pescado

Raíces

Bayas

Almejas

FECHA HISTÓRICA

El 26 de noviembre DE 1789, el presidente de los Estados Unidos, George Washington

presentó oficialmente el Día Nacional de Acción de Gracias.