Juegos Olímpicos

Juegos Olímpicos: Estos son los 7 TÉS más populares que toman en Japón

El té es una de las bebidas emblemáticas de los japoneses, entérate de cuáles son las más populares del país nipón
lunes, 2 de agosto de 2021 · 19:49

La historia del té en Japón es bastante antigua, pues las primeras referencias de esta bebida en el país nipón datan del siglo IX, la cual llegó con los japoneses que habían sido enviados a China para aprender sobre su cultura, aunque es posible que el primer contacto de esta cultura asiática con el té haya ocurrido en el periodo Nara, es decir, entre el 710 y el 794.

Lo que se sabe con certeza es que hacia el 815, un abad budista sirvió un té al emperador Saga, quien desde entonces ordenó el establecimiento de cinco plantaciones de té cerca de la capital y se hizo una bebida muy tradicional en su corte imperial. Su consumo se popularizó y extendió a tal grado, que para el siglo XII se introdujo el matcha y 100 años después los samuráis comenzaron a preparar y beberlo.

Para el siglo XV se establecieron los primeros salones de té y en esta misma época fue tomando forma la Ceremonia del Té, una forma ritual de preparar el matcha con una gran tradición en Japón. El té es una de las bebidas más emblemáticas de esta nación y por eso, en esta ocasión te hablamos de los tés más consumidos en el país nipón.

Los tés más populares en Japón

1. Sencha

Es el tipo de té verde más popular en Japón e incluso más de tres cuartas partes de los jardines de té en Japón se dedican a su producción. Este té se cuece en vapor, luego se termina de secar con corrientes de aire caliente y seco y al final se fríe en una cacerola.

Su sabor, color y calidad puede ser muy variable, aunque regularmente destaca por un sabor suave. Este té se encuentra fácilmente en los centros comerciales de Japón, pero fuera del país es inalcanzable.

2. Gyokuro

Es un tipo de té verde, pero de alta calidad. Se le conoce como rocío de jarabe debido a los colores de la infusión y su proceso de obtención es similar al sencha. Su tonalidad es más pálida, su sabor es suave y su calidad se debe al estricto cuidado durante su cultivo.

Debido a estas características, es un té que difícilmente puede consumirse dentro del país y es casi desconocido fuera de él.

3. Bancha

Es considerado un segundo tipo de Sencha y esto se debe a que son las hojas más largas, descartadas durante la cosecha de la primera. Sus hojas se obtienen a finales del verano y en otroño, tiene un dulzor muy delicado y una calidad fina. Este té es muy empleado para tomar como bebida refrescante y tiene un bajo costo, además de ser el más disponible en el oeste de Japón.

4. Hoijucha

Este té se obtiene del Bancha, aunque añadiendo un tostado o asado al final de su obtención. Su uso es muy popular en las cenas, aunque también se puede combinar con cualquier tipo de alimento, especialmente los aceitosos, tiene un sabor ligeramente amargo, con unsto intenso y tintes rojizos.

5. Genmaicha

Este té también se elabora con la Bancha, aunque se le añade un tostado de arroz al final. Debido a sus características, fue también usado por las amas de casa en Japón con menos posibilidades económicas. Actualmente se utiliza mucho para limpiar el paladar y para realzar los sabores de un platillo.

6. Matcha

El matcha tiene un sabor más fuerte que el Sencha y el Gyokuro. Este se utiliza para refrescarse durante el verano y para su obtención pasa un proceso en el que se cultiva como el Gyokuro, pero luego se cubre con cañas de bambú y paja de arroz para bloquear el 90% de la luz del sol.

Después de tres semanas se cuecen las hojas sin ser frotadas y se dejan secar para finalmente molerlas hasta obtener un polvo muy fino.

7. Kukicha

Este té se conoce de varias formas, como té de tallo, té de ramitas, té de las espadas o té de los tres años. Es el que menos teína posee y se obtiene de una forma tradicional. Su proceso de cultivo y cosecha es cuidado celosamente y el primer recorte de hojas se obtiene a los tres años de edad, obteniendo las ramitas de la parte baja del arbusto durante otoño e invierno.

Después se cuecen al vapor para reblancer las ramitas, se dejan secar al sol por una semana, se almacena en sacos de papel estraza por 2 a 3 años y ya que ha "envejecido", se cortan, se calibran y se asan por separada las ramitas, lo que le otorta un sabor y aroma ahumados.

Otras Noticias