Infusión

3 infusiones efectivas para calmar la tos seca; prepáralas con estas recetas

Te decimos cuáles son las 3 infusiones más efectivas y empleadas para calmar los síntomas de la tos seca
miércoles, 28 de abril de 2021 · 19:24

El sistema respiratorio se ha vuelto foco de nuestra atención desde que comenzó la pandemia de Covid-19, pues nunca antes se le había prestado tanto interés a la respiración y al cuidado de los pulmones como ahora. No obstante, aún antes de que existiera el nuevo coronavirus, la mayoría conocemos los efectos de una tos seca y algunos métodos naturales para combatirla.

En este sentido, las infusiones han sido aliadas del ser humano desde tiempos inmemoriales, pues la concentración de los aceites esenciales y las propiedades nutricionales de algunas hierbas resultan muy efectivas para mejorar síntomas como el dolor de garganta, la irritación, el dolor de cabeza y otros malestares ocasionados por la tos seca.

Al no haber presencia de mucosidad, la tos seca es muy dolorosa, por lo que una buena infusión te ayudará a calmar los síntomas y aquí te compartimos 3 que son las más empleadas para esta afección. Sin embargo, si tus síntomas persisten debes acudir de inmediato a un especialista y recuerda que en caso de tener alguna condición de salud lo mejor es preguntar primero a tu médico.

1. Infusión de raíz de malvavisco

Ingredientes:

  • 4 gramos de raíz de malvavisco
  • 1 taza de agua
  • Miel de abeja

Macha la raíz de malvavisco y agrégala al agua, ponla a fuego alto y deja que hierva durante 10 minutos. Puedes endulzar con miel de abeja para potenciar los efectos.

La raíz de malvavisco es una hierba que ha sido ampliamente empleada para tratar dolores de garganta y tos, dado que tiene propiedades antitusígenas, antitusivas, expectorantes, calmantes, antiinflamatorias y cicatrizantes, gracias a su contenido de flavonoides, fibra, mucílagos, taninos y otros componentes, la infusión ayuda a mejorar síntomas como la tos seca, la irritación y el dolor.

Esta infusión no debe ser consumida por diabéticos, embarazadas, en periodos de lactancia o si se está tomando algún tratamiento médico a menos que el médico lo apruebe.

2. infusión de jengibre con miel

Ingredientes:

  • 30 gramos de jengibre
  • 1 taza de agua
  • 1/2 limón
  • 2 cucharadas de miel de abeja

Pela el jengibre y córtalo en láminas, sírvelo en el agua y deja que hierva, apaga, tapa y espera a que se infusione por 2 minutos. Deja enfriar otros 2 minutos, agrega la miel y el jugo de limón, mezcla y consume, de preferencia no te bañes ni salgas a la calle después de tomarlo, abrígate bien y disfrútalo antes de ir a dormir.

El jengibre es conocido por sus propiedades antiinflamatorias, además de calmar el dolor y relajar las vías respiratorias; en tanto la miel se ha estudiado como un producto con efectos menores, pero similares a un tratamiento médico que ayuda a suprimir la tos, aunque la ventaja es que la miel es natural, por lo que no tiene efectos secundarios y en cambio posee propiedades antibacterianas.

A pesar de estas ventajas, evita darle cualquier tipo de remedio a niños de un año o menos edad y si tus síntomas persisten es importante acudir a un médico.

3. Infusión de bugambilia

Ingredientes:

  • 4 flores de bugambilias lilas
  • 2 flores de bugambilias secas
  • 1 limón
  • 1 taza de agua
  • Miel

Enjuaga todas las flores de bugambilia bajo el chorro de agua fría, reserva las secas para más tarde y las frescas colócalas en un pocillo o tetera con el agua a fuego alto, deja hasta que hierva y cuenta 5 minutos. Agrega las bugambilias secas, deja por otros 5 a 7 minutos, después retira del fuego, tapa y espera a que repose mientras se enfría un poco. Cuela al servir en una taza, añade el jugo de limón y la miel al gusto.

La flor de bugambilia tiene propiedades antitusígenas, por lo que ayuda a aliviar la tos seca; también es expectorante, que contribuye a eliminar la mucosidad en los pulmones causada por alguna infección; es antipirética, lo que significa que ayuda a disminuir rápidamente la fiebre, y en general contribuye al mejor funcionamiento del sistema respiratorio y la correcta oxigenación.

Recuerda mantener monitoreada tu tos y si los síntomas persisten acudir a un médico.