cocteles

¡No solo en coctel! Receta para hacer una paleta de clericot y no sufrir de calor

Las nieves y paletas de hielo también juegan un importante papel en las dos estaciones más cálidas del año
martes, 16 de marzo de 2021 · 09:50

¡Ah, el calor! Ésa época del año en que nos damos chance de mezclar más cosas que en invierno con el único fin de sacudirnos esa fatiga, causada por la temperatura y los rayos de sol.  Y para eso está un centenar de bebidas listas para ser tomadas o en su defecto, combinadas. Tanto alcohólicas como naturales, o todas juntas,  nos dan una sensación de frescura, alegría y tranquilidad apenas el primer trago cruza por nuestra garganta

Las nieves y paletas de hielo también juegan un importante papel en las dos estaciones más cálidas del año, porque como son hechas con hielo y fruta fresca, esto le da una consistencia y sabor digno de cualquier divinidad, pero ¿Te has preguntado qué pasaría si les agregas un poco de alcohol? o lo que es mejor, ¿Qué pasaría si tus bebidas favoritas se convirtieran en una paleta de hielo? ¡Así es! Aunque el resultado está muy loco, la verdad es que vale mucho la pena, porque se convierte en el alimento de moda y de novedad. 

Aunque ya existen en el mercado algunas nieves con "piquete"  o tequilita, como los helados de cerveza artesanal, de  mezcal, vino tinto  y hasta de amaretto, lo cierto es que cada día surgen nuevas cosas para experimentar sabores nuevos o simplemente por antojo, cuyos resultados son altamente paladeables y se popularizan debido a lo buenos que son, como en el caso de las paletas de clericot, de las que hoy te daremos la receta para que pases una tarde exquisita. 

¿De dónde viene el clericot?

El clericot es una mezcla de vino tinto y sangría o jugo de diferentes frutos, más trocitos de fruta en su interior que se sirve y toma frío, ya sea en época de calor, fechas especiales o simplemente un día de bar. Es uno de los cócteles más amables, pero si no se toma con medida, también se te puede "subir" (O sea, embriagarte) rápido, como suele ocurrir con muchas bebidas dulces, que parecen inofensivas y acaban siendo más agresivas que las amigables cervezas. 

La bebida de clericot nació en la época en la que el Imperio Romano se apoderó de Francia y Gran Bretaña, entre los años 50 y 40 a.C. Los celtas, quienes habitaban la región, festejaban el 31 de octubre a Samhain, caballero de la muerte, con un tradicional vino tinto con frutas remojadas. No estábamos muy equivocados cuando te dijimos que la mezcla de sabores podía ser digno de cualquier deidad, pues lo que hoy llamamos clericot,  se atribuye a los romanos, pues estos festejaban a Pomona, la diosa de los frutos y los árboles, con la tradicional vid remojada en vino tinto y otros frutos. Ambas creencias se fusionaron y dieron origen a este brebaje.

Gracias a su sabor entre ácido y dulce, la bebida se hizo popular en el siglo XIX entre los ingleses, que habitaban en la India, una colonia inglesa en ése tiempo y aunque le llamaban clarete por la copa que se utilizaba para beber, fue hasta que los británicos llegaron a América, especialmente en Argentina y Uruguay, donde se denominó como clericó o clericot, vocablos italo-franceses, que por supuesto, proceden del latín. Y para terminar esta historia que no te interesaba saber, te daremos la receta de una refrescante paleta de esta bebida para que disfrutes estos días calurosos.

Ingredientes

  • 1 taza de vino tinto
  • 1/2 taza de jarabe
  • 1/2 taza de jugo de naranja
  • 1/2 taza de jugo de limón
  • 1/2 taza de cubitos de manzana
  • 1/2 taza de bolitas de melón verde
  • 1/2 taza de frambuesas troceadas

¿Cómo se prepara?

  1. Mezcla todos los ingredientes en una jarra.
  2. Vierte la mezcla en moldes para paleta.
  3. Congela por una hora e inserta un palito. Regresa al congelador por tres horas más o hasta que estén rmes.
  4. Desmolda y disfruta. 

Otras Noticias