Bebidas mexicanas

Despídete del último pan de muerto con un sabroso atole de novia; aquí la receta

Mejor ponte manos a la obra, para probar suerte, porque se dice que si te queda bien, ¡Ya te puedes casar!
miércoles, 3 de noviembre de 2021 · 17:40

Ya llegó el momento de despedir a nuestros seres queridos, quitar la ofrenda y  guardar los adornitos hasta el año que viene. Todo eso da mucho más trabajo que cuando la pusimos, porque implica revisar que los alimentos se encuentren en buen estado, antes de pasar a su consumo. Difícilmente esto ocurrirá, pero si los supiste cuidar, pues ya puede empezar la comedera. Sin embargo, tampoco es pecado que comas otro y el último pan de muerto de la temporada. 

Sí, lo sabemos, a diferencia de otras fiestas, esta es muy corta, pero efectiva. Por eso es que en pocos días, aprovechamos hasta los últimos momentos que regularmente empiezan por ahí del 28 o 29 de octubre, para que todos tengamos acceso a las ofrendas y festivales del pan de muerto y chocolate, que no debemos dejar de probar. Sin embargo, a veces por cuestiones de la vida no podemos asistir. 

Aunque a estas alturas, nos atrevemos a decir, que el que no tomó chocolate es definitivamente, porque no quiso o porque no le gusta, porque opciones hay y muchas. Incluso nosotros te las dimos. Sin embargo, también aceptamos que en gustos se rompen géneros y hay otras bebidas con las que se pueden acompañar mejor que nunca, como por ejemplo el atole, esa bebida milenaria que existe desde que cualquiera de nosotros tiene memoria

¿Dónde nació el atole?

La palabra atole viene del náhuatl atolli y también se le conoce como atol en algunas regiones. Es una bebida que surgió en el México prehispánico y que originalmente se cocía con dulce de maíz en agua, en proporciones tales que al final de la cocción tenga una moderada viscosidad y que se sirve lo más caliente posible. Era la base para el chilate, otra bebida típica mexicana. Sin embargo el primero trascendió y cruzó todas las fronteras del espacio y el tiempo . 

La prueba es que actualmente, los mexicanos, específicamente los capitalinos, no concebimos una mañana sin puestos de tamales y atole, que es donde los podemos encontrar al menos en cada esquina de la bendita Ciudad de México, donde es frecuente encontrarlo de sabor chocolate, fresa o si bien nos va de nuez. Suele condimentarse con especias aromáticas como el cacao, vainilla, canela, anís, azahar y hojas de naranjo. 

Aunque los sabores más comunes son: fresa, vainilla, guayaba, chocolate, piña, zarzamora, coco, canela, nuez y hasta de queso, también existen recetas que mezclan uno o más ingredientes, como es el caso del atole de novia, que se caracteriza por su sabor a pinole, canela y chocolate. No te contaremos mucho más y mejor ponte manos a la obra, para probar suerte, porque se dice que si te queda bien, ¡Ya te puedes casar! (De ahí el nombre)

El atole de novia tuvo presencia hasta en las Ferias de Pan de muerto y chocolate. Foto: Citli Toribio

Ingredientes

  • 1 L de agua
  • 1 L de leche
  • 2 conos de piloncillo
  • 2 tablillas de chocolate
  • 1 taza de pinole
  • 1 raja de canela

¿Cómo se prepara el atole de novia?

  1. Hierve el agua en una olla y reserva una taza. Agrega piloncillo y canela y deja a fuego lento.
  2. Cuando se haya disuelto el piloncillo, agrega las tablillas de chocolate.
  3. Aparte, coloca el pinole y agrega la taza de agua restante, Mezcla y agrega a la olla.
  4. Ya disuelto el pinole, agrega poco a poco la leche y mezcla.
  5. Deja al fuego de 5 a 10 minutos y revuelve constantemente.
  6. Sirve.