Bebidas

Refréscate con una jarra de té de limón y descubre sus propiedades medicinales

¿Milagroso? El té de limón se ocupa no sólo como infusión, sino como ingrediente en la cocina, conoce los increíbles beneficios de esta planta
lunes, 17 de agosto de 2020 · 13:52

El té de limón conocido como zacate limón no es una infusión hecha con limones, sino de una hierba nativa de India, Ceilán, Perú, Venezuela y Malasia que se distingue por un olor y un sabor muy suave y sutil a limón, de ahí su nombre. De esta planta se obtiene el aceite esencial denominado lemongrass, que es muy apreciado en la cocina para preparar infusiones, sopas, pescados, mariscos e incluso salsas.

Su ambiente natural es de climas templados y cálidos, además de que requiere de luz para crecer y por ende, esta planta no se desarrolla adecuadamente donde hay niebla ni tampoco supera las lluvias excesivas; sin embargo, sí resiste el frío invierno. Aunque esto no parezca un tema fundamental, lo es, pues las condiciones en las que se desarrolla tienen un efecto directo en los activos que contiene, en especial de su aceite.

Esta planta se usa para conservar algunos alimentos, pero también realza los sabores de la comida, por lo que es muy común verla en la gastronomía de la India y de Tailandia; por otra parte, es tan aromático que funciona muy bien como un repelente natural de insectos, en especial de mosquitos y de forma irónica, también atrae a las abejas, por lo que es usada en la apicultura como un atrayente para recuperar los enjambres.

Propiedades medicinales

El té de limón ha sido muy recomendado por sus grandes propiedades medicinales, pues es una hierba que destaca como un efectivo combatiente de la hipercolesterolemia, es decir, niveles de colesterol por encima de lo que se considera normal, así que ayuda a disminuir los niveles de colesterol malo (LDL) y triglicéridos en la sangre, lo cual resulta efectivo cuando se quiere bajar de peso, pero también como un digestivo después de comer.

Por otra parte, previene enfermedades cardiovasculares por su alto contenido de potasio, por lo que actúa como un vasodilatador natural que ayuda a aliviar la tensión en los vasos sanguíneos, mejorando la circulación y reduciendo la tensión en el corazón; asimismo tiene un efecto anticoagulante que evita se formen coágulos en la sangre y, también estimula la función nerviosa y cognitiva.

Otro de sus grandes beneficios son sus propiedades fungísticas y bactericidas, conferidad por su contenido de los antisépticos geraniol y citronelol; a la par que resulta un excelente estimulante del sistema inmunológico al promover su fortalecimiento para combatir a las enfermedades.

Esto se explica porque es una planta que cuenta con un combo de nutrientes como una gran variedad de electrolitos y minerales como potasio, cobre, sodio, calcio, magnesio, manganeso, selenio, fósforo, hierro, zinc, folacina, además de vitamina C y antioxidantes que ayudan al organismo de muchas formas, incluso para combatir los radicales libres, así que también ayuda a la piel para que se vea y se sienta más suave, sin manchas ni arrugas.

Beber té de limón o incluirlo en la dieta mejora el estado de ánimo, despeja la mente, disminuye la ansiedad y actúa como un diurético natural que maximiza el funcionamiento enzimático y desintoxicante. Gracias a que balancea los niveles de pH por su contenido de alcalinos, disminuye la acidez en el cuerpo, incluido el ácido úrico en las articulaciones, además de que es un excelente digestivo y un buen remedio en el tratamiento de flatulencias.

Su contenido del ácido ascórbico, es un nutriente esencial que interviene en el mantenimiento de los huesos, el tejido conectivo y el cartílago, asimismo aminora los síntomas de cansancio, el estreñimiento, el insomnio y los síntomas del estrés; por otra parte, se utiliza como un complemento para tratar enfermedades respiratorias como el asma y contribuye a la absorción de hierro en el organismo.

Té de limón

Ingredientes:

1/2 manojito de té de limón

2 litros de agua

1 limón para decorar

Hielos

Azúcar, miel o endulzante al gusto

Coloca el agua en una olla grande a fuego alto con el té de limón y deja que hierva, cuando llegue a su punto de ebullición baja el fuego y deja por 10 minutos más y retira del fuego. Deja que se enfríe un poco y luego mete la infusión al refrigerador, cuando esté más fría retira las hojas para que no se amargue la infusión y sírvela en una jarra con muchos hielos y endulzante a tu gusto. Disfruta bien fría y decora con una rodaja de limón tu vaso.

 

Otras Noticias