Bebidas

Disfruta los beneficios del jengibre en este rico y espumoso chai latte

El chai se preparaba en India como parte de la medicina ancestral, aunque ahora podemos disfrutarlo como una bebida que tiene muchos beneficios
lunes, 6 de julio de 2020 · 15:29

El jengibre es la raíz de una planta nativa de los bosques lluviosos de la India, en el continente asiático, la cual se empleaba desde hace más de dos mil años en usos medicinales, como un potente remedio para aliviar las náuseas, el dolor por sus poderes analgésicos y como antiinflamatorio; sin embargo, poco a poco empezó a emplearse en la gastronomía no sólo de India y China, sino de todo el mundo.

Chai significa en hindi, punyabí y turco, así que al decir "té chai" estaríamos cometiendo una cacofonía; este té se utilizaba originalmente en la India en la medicina ancestral para aliviar algunos dolores, mejorar la digestión y la circulación de la sangre; sin embargo, comenzó a tomarse como una bebida regular por los ingleses.

Su historia se remonta a 1830, cuando los británicos se establecieron en los cultivos de té en Assam y Darjeeling para producir su té, pues ya para 1900 el 90% de éste se producía en la India. En este compartir, los empleados disfrutaban de un chai durante su descanso, por lo que pronto comenzó a popularizarse en Inglaterra, aunque ahí se preparaba la bebida con azúcar.

Quizá puede sorprenderte, pero el jengibre de hecho es uno de los ingredientes básicos del chai, que también mezcla hierbas aromáticas y que se preparaba, como te contamos antes, en la medicina tradicional hindú conocida como Ayurveda. Ahora que sabes un poco de su historia es probable que disfrutes mucho más este té y decidas preparar esta receta más a menudo.

Chai latte

Ingredientes:

Media ramita de canela

1 vaina de cardamomo

Pimienta negra en grano

Medio anís estrellado

Media cucharadita de jengibre rallado

Media cucharadita de nuez moscada

1 clavo aromático

3 gramos de té negro

125 mililitros de leche

150 mililitros de agua

En una olla pequeña pon a hervir el agua y cuando llegue a su primer hervor, baja el fuego, añade las hojas de té y las especias, incluyendo el jengibre rayado; es recomendable no triturar mucho los ingredientes, por lo que quita las semillas de la vaina del cardamomo. Mezcla y deja por 3 minutos más cuidando de que el líquido no hierva, para ello remueve de vez en cuando.

Mientras en otra ollita coloca la leche y ponla a calentar, sin dejar que hierva, si no tienes una máquina para vaporizar la leche, entonces sólo utiliza tres cuartas partes y reserva otro cuarto de leche fría en un frasco con tapa. Cuando el té chai y la leche estén calientes sirve primero el té en la taza, con ayuda de una coladera para evitar que se vayan los residuos de las especias, después sirve la leche caliente y encima la leche vaporizada.

Para vaporizar la leche si no tienes una máquina, tapa bien el frasco con el poquito de leche que separaste, que esté fría, y entonces agita por un minuto, verás cómo se hace espuma, después caliéntala en el microondas por 15 segundos y sírvela sobre tu té chai con ayuda de una cuchara, con cuidado de no romper la espuma. ¡Disfruta este té chai de jengibre con unas galletas de avena!